Los ediles votaron de manera unánime la ordenanza que establece la figura de guardián de espacios verdes bajo el nombre de “placero”, función que quedará a cargo de un agente municipal, y que busca velar por el cumplimiento de la tarea de guardar y cuidar los espacios verdes y espacios recreativos del dominio municipal tales como plazas y parques, entre otros.

El proyecto designa tareas de recolección de hojas y objetos ajenos al espacio verde; supervisión, custodia y conservación del espacio de uso público; notificación de la necesidad de intervenciones más complejas como arreglos de gran envergadura y reemplazo de piezas etc.

Además, esta ordenanza promueve la capacitación en mantenimiento, vigilancia, primeros auxilios y RCP para el personal afectado. La moción fue impulsada por el concejal del Frente de Todos-PJ, Javier Branca, quien en los fundamentos del proyecto destaca que esta ordenanza “tiene como finalidad la implementación de mecanismos y recursos para la protección, mantenimiento y vigilancia de plazas y espacios verdes de la ciudad”.

Además, señala que “mediante la creación de la figura de placero, se garantiza una presencia capacitada en la preservación del patrimonio cultural y natural, la prevención de accidentes y seguridad para todos los concurrentes, control de relaciones públicas, con elementos y entrenamiento en la comunicación permanente con caminantes y agentes de seguridad y control urbano”.

Por último, esta ordenanza propone y autoriza al Municipio a suscribir convenios de trabajo para que se lleve a cabo esta tarea y, por otro lado, disponer de un plazo de treinta días, a partir de la promulgación de la presente, para su reglamentación.

La aprobación de esta norma tuvo lugar en el desarrollo de la novena sesión, llevada adelante días atrás. Se avanzó en este asunto luego de haber sido tratado en la comisión de Calidad de Vida y Turismo, etapa en que se discutieron los fundamentos, y de haber obtenido dictamen final en Debate Ciudadano.